Tiempo libre
Cocina

Moje de Bacalao | Potaje de judias canela | Dulce de membrillo | Resoli casero | Cordero asado | Caldereta de cordero | Dormidos | Galletas | Galianos o Hartatunos | Lomo y costillas en adobo | Sopas de ajo | Mojete | Alajú | Magdalenas | Migas | Rosquillos fritos | Barbudas rellenas | Tortilla de barbudas y ajos porros | Morteruelo | Ajo arriero | Torrijas | Bocaíllos | Rin-ran | Roscos resobaos | Torto con chichas | Enharinao | Torto coscurrante | Patatas volteás | Gachas de matanza | Gachas de miel |

Gachas de matanza

Cortesía: Ento

Ingredientes
Un vaso de aceite de oliva.
Cuatro o cinco ajos.
Sal.
250 gramos de papada de cerdo.
250 gramos de panceta.
250 gramos de cabeza de lomo.
250 gramos de hígado de cerdo.
Harina (dos cucharadas por persona).
Una cucharada de pimentón.
1 litro y 250 mililitros de agua.

Preparación
En una sartén honda, poner la carne, la sal, y freírla junto con los ajos. Cuando la carne ya esté casi "doradita", echar los taquitos de hígado de cerdo.
Después, apartar la fritura de carne a un plato hondo. Retirar la sartén con el aceite del fuego, para poner el pimentón y dar unas vueltas rápidas.
A continuación, echar la harina y dar vueltas de nuevo, ir echando poco a poco el agua y mover continuamente para que no se hagan grumos y no se agarre en el fondo de la sartén.
Yo las estuve cociendo más de tres cuartos de hora, sin dejar de mover. No sé si me pasé o no llegué.
Bueno, una vez hechas, se sirven en la misma sartén y la carne que hemos frito, en un plato hondo a parte.
El echar el hígado a la carne ya casi frita, es para que el hígado no se quede muy seco y quede más jugoso a la hora de comer.